Augusta Emerita, la ciudad de Mérida






Acabadas las guerras cántabras en el norte de España, fue fundada por orden de Augusto una colonia de veteranos a orillas del Guadiana. Su nombre sería Augusta Emerita, actualmente Mérida. Este procede de “Augusta”, al haber sido fundada por Octavio Augusto, y de “Emeritus” que significa “retirado”, refiriéndose a los veteranos. Cuando un legionario se licenciaba, es decir, cumplía sus años de servicio, debía recibir parcelas de tierras como recompensa. Originalmente, estas debían estar en Italia, aunque Octavio siguió la tradición de César de entregar tierras de otras provincias del Imperio. Augusta Emerita nació para los veteranos de la Legio V Alaudae y Legio X Gemina, aunque más tarde se irían uniendo veteranos de otras legiones. 


La ciudad fue fundada en un punto estratégico, un lugar cercano a Hispalis pero más al norte de por entonces la zona más romanizada y estabilizada, la Baetica. De esta forma, podía funcionar como un punto de abastecimiento para los ejércitos del norte, zona muy inestable donde se sucedían las revueltas y los enfrentamientos. La práctica de fundar colonias de veteranos para estabilizar y romanizar zonas era muy común, procediendo de ello gran parte de las ciudades hoy en día existentes. 


Mérida creció rápidamente hasta convertirse en capital de la provincia Lusitania. Fue enorme el esplendor que llegó a alcanzar la ciudad. Su circo, su teatro, y su anfiteatro son ejemplos de ello. El siglo III d. C., devastador en todo el imperio romano, tuvo sus consecuencias en la ciudad, perdiendo el lustre de antaño. Sin embargo, cuando Diocleciano reorganizó el mapa político, Augusta Emerita fue nombrada la capital de la diócesis Hispaniarum, que abarcaba toda la península ibérica y parte de la actual Marruecos. Consecuencia de ello fue que la decadencia a la que se enfrentaba el imperio no le afectase tanto. Sin embargo, nunca más volvería a ser aquella ciudad próspera y pujante de principios de era. 


Actualmente, Mérida es una ciudad perteneciente a la provincia de Badajoz, aunque es capital de la comunidad autónoma a la que pertenece, Extremadura. Aunque la actual ciudad no se puede comparar con lo que antaño fue, su legado aún perdura.


Desperta Ferro Mérida, J.R. Casals

Recreación digital de Augusta Emerita realizada por Josep R. Casals para la revista Desperta Ferro


Qué lugares debes visitar (relacionados con el mundo antiguo)


A continuación una lista de los principales lugares para visitar de la ciudad, no todos. Para obtener más información sobre los diferentes monumentos y demás visita: http://turismomerida.org/que-ver/


Teatro y anfiteatro (ver ubicación)

Uno de los teatros mejor conservados del mundo romano y seña de identidad de la ciudad,  además de Patrimonio de la Humanidad como parte del conjunto arqueológico de Mérida. Es visita obligada junto al anfiteatro romano, próximo a este.

Augusta Emerita, Mérida romana

Augusta Emerita, Mérida romana


Templo de Diana (ver ubicación)

La estructura de este templo ha sobrevivido al tiempo gracias a su reutilización en otros edificios como una iglesia o un palacio. Forma parte también del conjunto, un edificio  visitable donde podremos encontrar salas donde saber más sobre el templo y la religión romana. A modo de curiosidad, no estaba dedicado a Diana, aunque lo indique su nombre actualmente.

Augusta Emerita, Mérida romana


Museo Nacional de Arte Romano (ver ubicación)

Contiene una de las colecciones de época romana más importante y grande de toda España. La gran cantidad de hallazgos arqueológicos de la ciudad, enriquecen notablemente el museo, y dan muchos datos de como era una ciudad romana. Cabe destacar la gran cantidad de imponentes mosaicos que podremos ver, además de los restos de algunas viviendas que se encuentran dentro del museo. Visita obligada para todo amante del arte o la cultura romana.

Augusta Emerita, Mérida romana

Augusta Emerita, Mérida romana


Basílica de Santa Eulalia (ver ubicación)

Esta basílica fue construida donde según la leyenda fue construida sobre el túmulo funerario de la mártir cristiana y hoy en día patrona de la ciudad. Además del templo en sí, lo que nos interesa es la cripta. Las excavaciones han sacado a la luz las ruinas de algunas casas romanas, así como una necrópolis cristiana establecida tras el abandono de ese terreno. Destacan los vestigios del primer túmulo funerario de Santa Eulalia, el cual conserva parte de su pintura. Visita muy recomendable.

Augusta Emerita, Mérida romana


Augusta Emerita, Mérida romana


Circo romano (ver ubicación)

Erigido extramuros de la ciudad y con una planta ovalada de unos 440 m de longitud por 115 m de ancho, este circo fue uno de los más importantes de todo el Imperio Romano después el Circo Máximo de Roma. Hoy en día podemos visitar algunos restos que hacen perfectamente distinguible las dimensiones del circo. Además, se encuentran junto a un centro de interpretación con interesantes carteles que te ayudarán a comprender mejor las carreras de cuadrigas y el circo en sí.

Augusta Emerita, Mérida romana


Casa del anfiteatro (ver ubicación)

Este recinto, visitable desde 2020, es conocido como Casa del Anfiteatro, e incluye un tramo de la muralla, otro de la conducción del acueducto de San Lázaro, una torre de decantación de agua del mismo, restos de dos viviendas y un mausoleo. Las casas, datadas a finales del s. I d. C., conservan restos de sus patios, pasillos y habitaciones, algunas pavimentadas con mosaicos. 

Augusta Emerita, Mérida romana

Casa del Mitreo y columbarios (ver ubicación)

Esta casa construida a extramuros, perteneció a alguna familia con relevancia dentro de la sociedad emeritense, pues así lo indica su extensión y la decoración de algunas de sus estancias. Gracias al gran trabajo arqueológico realizado son perfectamente distinguibles las estancias, los pasillos y los tres patios de esta enorme vivienda. Además, podemos ver algunos suelos que conservan sus mosaicos así como restos de policromía en algunas paredes, lo cual facilita el imaginarse como fue un día la vivienda. En la zona del columbario, se encuentran diferentes formas de monumentos funerarios, hablamos de estelas, cupas, mausoleos y columbarios.


Augusta Emerita, Mérida romana

Augusta Emerita, Mérida romana

Acueducto de Los Milagros (ver ubicación)

Augusta Emerita, Mérida romana


Colección Visigoda (ver ubicación)

Es la mejor colección de la escultura visigoda en España. Comprende varios grupos: 

-Conjunto constituido por las piezas decoradas procedentes de la estructura arquitectónica. 

-Mobiliario litúrgico, como pilastrillas de altar, mesas y pies de altar

-Nichos u hornacinas.

-Placas de cancel como elemento mobiliario litúrgico. 

-Otro grupo constituido por una pila bautismal, un fragmento de canalización decorada y algunas inscripciones.

Augusta Emerita, Mérida romana


Puente romano (ver ubicación)


Augusta Emerita, Mérida romana


Arco de Trajano (ver ubicación)

Gran arco romano construido como tal vez puerta monumental de entrada al supuesto primer recinto de la ciudad​ o  como posible arco triunfal. Si bien es llamado Arco de Trajano, no hay ningún fundamento para considerar que existe alguna relación con el emperador romano.


Augusta Emerita, Mérida romana


Pórtico del Foro municipal (ver ubicación)

Se trata de la esquina de un pórtico monumental que formaba parte del grandioso programa propagandístico del antiguo Foro Municipal de Augusta Emerita. Se pueden observar  grandes columnas corintias sobre las cuales  descansa un ático con metopas en las que se alternan medallones y cariátides portando cráteras. Los muros de cierre presentan grandes hornacinas en las que iban dispuestas tanto estatuas de la familia imperial como de dioses y mitos ligados a la historia de Roma y a la familia de Augusto.


Augusta Emerita, Mérida romana


Bibliografía: 

-Desperta Ferro Arqueología e Historia  n.º 32 "Mérida romana" 



Como jugaban los niños romanos

 


Como dijo una vez el dramaturgo checo Tom Stoppartd, “si llevas tu infancia contigo, nunca envejecerás”. Y es que a pesar de los siglos de diferencia que hay entre nosotros y los romanos, apenas hemos cambiado en cuanto a ser niño se refiere. La forma que tenían los romanos de divertirse en su infancia era muy similar a la actual si ignoramos toda la revolución tecnológica que se ha impuesto recientemente. Un clásico juego como es el de las canicas ya era conocido por ellos, por entonces llamado ocellates, estaban hechos con piedras redondas de barro cocido. También se han encontrado versiones de canicas fabricadas con vidrio transparente, más similares a las actuales. Otro juego aún existente es la morra, un juego de manos que consistía en acertar el número de dedos sacados entre dos jugadores. El columpio, el cara o cruz, el escondite, las muñecas o las cocinitas son más ejemplos de  juegos muy populares que han sobrevivido hasta nuestros tiempos prácticamente de forma idéntica. Otros sin embargo han evolucionado, como la mosca de bronce, la cual podría ser la predecesora de la gallinita ciega. Esta funcionaba de la siguiente forma. Se le vendaban los ojos a un niño y gritaba: “yo cazaré a la mosca de bronce”. Los otros respondían: “tú la cazarás pero no la atraparás”, y el resto corrían, imitando el zumbar de las moscas, evitando ser pillados.  

Por otro lado encontramos juegos de tablero como el latrunculi (similar al ajedrez o damas) o “el ludus duodecim litterarum” (similar al tres en raya). Estos dos últimos, al igual que muchos juegos de dados, eran jugados también por adultos. Es tambíen el caso del trochus, en el cual se hacía girar un aro el cual se intentaba mantener en movimiento gracias a un palo o guía. Este juego tiene su origen en Grecia y era practicado por gimnastas, convirtiéndose con el paso del tiempo en uno de los juegos favoritos entre los infantes. 




Resulta sorprendente que cosas tan simples y sencillas como los juegos infantiles, hayan sobrevivido iguales o casi iguales hasta nuestros días. Y es que como  hemos podido comprobar una vez más, no somos tan diferentes de los romanos como pensamos.



Entradas populares