Boudica, la reina icena

 

Nos situamos en el año 60 d. C., casi 20 años después de la invasión romana del emperador Claudio. Batalla de Watling Street.

Ilustraciones de Peter Dennis

Poco sabemos acerca de la vida de la mujer que puso en jaque a los romanos en Britania. El historiador Dión Casio señala que era bastante alta, de mirada fiera y con una larga melena pelirroja que le cubría la espalda. Estaba casada con el rey de los icenos, siendo por tanto la reina. Se piensa que su nombre era Boudica, aunque encontramos también Boadicea en muchos textos. Lo que sí sabemos es que procedería de la palabra celta bouda, que significa "victoria".

Nos situamos en el año 60 d. C., casi 20 años después de la invasión romana del emperador Claudio. Los icenos por entonces eran un reino cliente de Roma, aunque esto cambió con la muerte del rey Prasutago, el marido de Boudica. Los romanos no cumplieron el testamento del rey iceno y enviaron secretarios los cuales asaltaron su vivienda, maltratando a su familia, esclavizando a muchos y haciéndose por la fuerza con sus propiedades. Lo mismo le ocurrió a muchos otros miembros de la élite icena. Boudica juró venganza y extendió la llama de la rebelión por todas las demás tribus, que uniéndose a ella, hicieron de la llama un incendio, un incendio que ponía en peligro la presencia romana en Britania. 



Congregó al ejército más grande jamás visto en la isla, unos 120.000 hombres, según Dión Casio, aunque se considera una cifra exagerada. El primer golpe de Boudica fue asaltar Camulodunum, cuando las tropas romanas se encontraban en campaña en otros territorios. El asalto fué una masacre, la ciudad fue totalmente destruida y su población asesinada.  Londinium sufrió el mismo destino, aunque esta vez tras ser evacuada, no del todo, por Suetonio, el cual veía imposible defender la urbe. Muchos veteranos y heridos se quedaron para defender la ciudad, como vemos en la ilustración inferior de la portada de este artículo.  Tras atacar otra ciudad más, llegó la batalla definitiva, la Batalla de Watling Street. 

El ejército de Boudica había crecido, y Suetonio por su parte, contaba con dos legiones, un total de 10.000 hombres. A pesar de la superioridad de los rebeldes, la calidad de las tropas romanas fue clave, y causa de la aplastante victoria romana. Boudica murió al poco, bien por enfermedad o bien por suicidio, las fuentes se contradicen. Tras ello, sin su líder, los rebeldes se disolvieron.


Arenga de Boudica a sus tropas antes de la batalla (Radu Oltean)

La respuesta y represión fue tan violenta y cruel por parte de Suetonio que hasta se le fueé denegado el triunfo militar por parte de Nerón, e incluso se le apartó del cargo. Boudica pasó a la historia como una enorme líder que supo reunir y comandar a diferentes tribus en nombre de la libertad. Aunque su liderazgo y tenacidad lo adquirió de la misma forma que adquirió su crueldad y deseo de venganza, tras sufrir de una forma horrible los abusos romanos. Su exceso de confianza así como la falta de entrenamiento y de armamento por parte de su ejército fueron causa de su aplastante derrota. Pero eso no quita que  Boudica fuese recordada con tanta importancia como para que Dión Casio y Tácito, historiadores romanos, contasen su historia muchos años después, una historia que devino en leyenda, la leyenda de Boudica.


Bibliografía:

-Desperta Ferro Historia Antigua y medieval N.º 55 "Roma conquista Britania"


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares