Galeno, el padre de la medicina

 

Galeno el padre de la medicina, la medicina hipocrática

Galeno representa la culminación de la medicina antigua, marcada por el griego Hipócrates. La trascendencia de la obra de Galeno dentro del mundo de la medicina fue tal que aún no ha existido un médico cuya obra haya sobrepasado la misma.

Galeno nació en Pérgamo (en la actual Turquía) en el año 130 d. C., durante el reinado de Trajano. Miembro de una familia acomodada, estudió  medicina en su ciudad natal, pero también viajó por otras ciudades como Alejandría. Recordemos que Pérgamo y la costa jónica eran de cultura griega y eso influyó notablemente en su medicina, ya que retomó la medicina hipocrática y su teoría de los cuatro humores. Galeno llegó a idolatrar a Hipócrates hasta el punto de considerarse su discípulo y heredero directo, a pesar de haber nacido 500 años después. 

Además de sus conocimientos acerca del que era su oficio, Galeno se introdujo en el mundo de la filosofía, incorporando elementos filosóficos de Platón y Aristóteles en sus obras de medicina. Tras ejercer en Pérgamo como médico de gladiadores durante cuatro años, Galeno se desplazó a Roma donde adquirió un gran prestigio, llegando  a ser nombrado médico en la corte del emperador Marco Aurelio.

A lo largo de su vida, Galeno ejerció como maestro admitiendo discípulos para la enseñanza y se le atribuye la autoría de casi 400 obras de medicina, filosofía y retórica. El llamado Corpus Galenicum es el conjunto de los 117 escritos que hizo sobre medicina y representa el producto final de lo que llamamos medicina hipocrática.




Murió en el año 201 o 216 d. C., dejando como legado la mayor obra sobre medicina conocida. Toda la construcción de la medicina moderna se ha hecho frente a Galeno, ya que era “lo establecido”. No sería hasta 14 siglos más tarde cuando se empezaría a poner en duda al hombre conocido como uno de los padres de la medicina, Galeno.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares